miércoles, 2 de febrero de 2011

KÁUKASOS



Quemaré tu cama con el fuego de cualquier dios y esperaré, engarzado a tu sexo, que el águila devore mi hígado; es la promesa que puedo guardar en los escombros de tu devoción.

Por: Joc Deux


1 comentario:

www.cadadiafaltamenos.blogspot.com dijo...

me encanta!