lunes, 7 de febrero de 2011

VI ET ARMIS




ahí están mis costras
marchitando cuerdas
humedeciendo voces
engriendo a mis culpas

ahí están los pretextos
acorralando a mis uñas
que se han engrapado
a baldíos susurros
de una mujer que ha perdido su rostro

ahí están los residuos de mi sexo
aniquilado en bocas exhaustas
suplicando al hálito
que mencione una razón
para apostar todo
al número equivocado

y no estoy ahí custodiándolos
porque me he sometido a mis miedos
soy el engaño que florece
en los tímpanos de la noche
la causa de guardar a las armas
en baúles con tres llaves 


 Por: Joc Deux

3 comentarios:

Anónimo dijo...

me deshago leyéndote

Anónimo dijo...

me deshago leyéndote

Joc Deux dijo...

para consumirse, primero, hay que arder!