lunes, 4 de abril de 2011

ESQUELA ÁLGIDA



lamí sus glaciales
y
las persianas se abrieron
como sus piernas esterilizadas
para la infibulación de zanjas
y sus ojos velludos

la recordaré comiendo el sábulo
de su cabello
y  a su mano nacarada
sobre la lumbre
de mi inmolación

olvidaré
todo lo que abraza
incluso el ritmo de su sangre
mientras tanto 
exhorto a sus huesos
y a la carne que abriga
a mi tinta
a mi licor
a mi sexo
que corteje el camino más largo
para recolectar  los cuerpos
que han visto
sus glaciales
ser lamidos 
por el círculo eterno
del dolor



2 comentarios:

Cesaro dijo...

Me gusta el ritmo de este escrito, va como bajando, como cayendo al mâs alla, a la inmolaciôn..

Cesaro dijo...

Me gusta el ritmo de tu escrito, va como cayendo, como descendiendo al no se que, tal vez, como decîs, inmolandoce..