domingo, 3 de julio de 2011

NARCISO




me disfrazo de huesos
y carne
a veces puedo besarte
incluso conciliar el sueño
con tu cuerpo
y recordar que todo es el hálito
de mi reflejo
pero al regresar al chasquido
y desnudarte
sé que mis lágrimas
son efluvios inútiles
que fabrica el espejo
donde tú divagas



2 comentarios:

Anónimo dijo...

compartimo, creo, criterios de qué palabras sí, qué el belleza, qué tiene que contar la poesía.

Jo-c Deux dijo...

no entiendo bien el comentario, pero gracias por pasearte por este blog. un abrazo!