jueves, 22 de septiembre de 2011

PETICIÓN



en los cordeles oxidados 
cuelga su piel
sus ojos
sus tendones
su sexo

el sol aprieta su voluntad 
contra los charcos de sangre
sus huesos se hacen más blancos
y las calles más vacías
y las palomas se estrellan contra el cielo
mientras nuestra ventana golpetea contra la pared

la cama eufemismo de soledad
la mira arrancando sus cabellos

quítame el traje de humano
y cuelga al lado de tus tripas
mi corazón
para dar de comer a las palomas famélicas
que me han llenado de tristeza



No hay comentarios: