jueves, 28 de julio de 2011

OLIGOFRÉNICO





lo recuerdo retorcerse
con la voz mutilada
que alcanzó su brillo
en la lengua de un suicida
y gritó:
ámame 
o espérame
en el frenopático
mientras alce las alas
hasta que el cielo caiga
y me obligue a descender