martes, 26 de junio de 2012

DO-MIN-GO







hablemos del eco que nos acariciará
mientras sembramos homúnculus
en nuestros sombreros
para que nos recuerden
hasta que quebremos nuestros fémures
que fuimos los que enraizamos la cuerda a la biga
y dejamos que el frío meza nuestras dudas

hablemos de nuestras uñas
y lo bien que rasguñan  los domingos
como si fuésemos los olvidados
en las exequias
los expulsados al fango
los confinados a laberintos de madera

hablemos del silencio
con silencio
retorciendo las cuerdas que afinan
al agravio
en el pentagrama del insomnio
y saldemos las deudas
con miseria
hasta que la puerta se abra
y los ascetas recojan sus manidas almas

hablemos de la soledad que sentimos
embriagados por esos cuerpos indestructibles
que izan nuestros penes
descarnando toda tristeza
asfixiando el simulacro de permanencia
con gemidos de neón

y luego hablemos de la muerte
y lo bien que baila descalza
aprendiendo que todo lo que toca
tuvo el color de las anémonas




Imagen: Fotografía por Joc Deux.