sábado, 25 de mayo de 2013

ERASE UNA VEZ



había música y desdentados
que perseguían gallinazos

había discos compactos
y cintas grabadas con las voces de suicidas
también había
camas con cadáveres regocijando debajo
de la fúnebre soledad

había puertas angostas pero éramos delgados
y llevábamos poco equipaje
porque nuestras mentes
 cargaban yunques
y trampas para osos.

había chicas que se desnudaban 
con una canción
cigarrillos en las billeteras
dealers que eran como los padres 
que asesinamos

había promesas arrastrándose 
en la alfombra
guitarras desafinadas
y un sabor a triunfo en la boca
cada vez que aplastábamos
la sonrisa que nos obligaron 
a sostener en la infancia

había un sol como cenicero
calles húmedas y calurosas
un río que tenía en su memoria
las voces de chicos que no sabían cantar
y que fueron lanzados a su corriente

había una oración 
que empezaba con un: érase una vez
y por supuesto
nunca fue como quisimos





Imagen: Kyle Thompson








2 comentarios:

José Valle Valdés dijo...

Me resulta un estupendo poema, amigo.

Gracias por compartírnoslo.

Abrazo

Joce Deux dijo...

José, qué gusto tu visita a este blog. Un abrazo.

Joce