lunes, 9 de septiembre de 2013

SUEÑO DE SÁBADO Y HOSPITALES




Las entradas de los hospitales
Son como las entradas de centros comerciales
Quizás en ese umbral 
Nadie se percate qué guarda en su interior
Y ahí estaba yo
Arrimada al escalofrío

Te busqué de pabellón en pabellón
La brisa del dolor movía los sueros
Los niños jugaban con muletas y frascos de antibióticos
La gente (cúmulo de carne adoctrinada de lo perecedero) 
Se retorcía entre sueños y sufrimiento

Te buscaba entre los esqueletos y las agujas
Quería ver tu rostro con una mueca

En el pasillo estaba una mujer
Que conocí en la estrofa de una canción
Me acerqué y le pregunté si está bien
Y ella asentó con su cabeza
Era un péndulo roto en medio de un pasillo

Le pregunté qué hace en ese lugar
Ahí el cielo es una luz fluorescente que titila
Con la paciencia de un electrocardiograma
Ella presionó sus manos
Y dijo: solo espero

Una camilla con un cuerpo 
Salió de una habitación oscura
El cuerpo ya no tenía vida ahí dentro
Era un reloj averiado
Una forma que se desvanecerá
con las bocanadas del tiempo

Ella se levantó
Y lloró al unísono 
Del chirrido de las llantas de la camilla

Mientras ella desaparecía tras su muerto
Yo mordía mis uñas
Hay que cerrar los ojos
Hay que mirar los recuerdos
A veces
Para desertar de los huracanes del dolor
Por eso te busco
Por eso pido ver tu rostro 
Detrás del delantal de la muerte


Imagen de Broken Shaden




No hay comentarios: