domingo, 6 de octubre de 2013

OBSTRUCCIÓN




no hay poesía
no soy un poeta
(soy el animal que escogió 

en lugar de sangre, tinta invisible)
no hay espacio que me reduzca a palabras
(palabras: ornamento inútil 

entre un corazón frágil y un revólver)
no hay tiempo que me desmenuce en sílabas
(municiones que taladran paredes)
hablo de poesía
cuando dejo de hablar de poesía
aunque esté triste
aunque quiera arrancar mi piel
y regalársela a la mujer desnuda
que leyó los gemidos de mi dermis (destino)
postrada en la cama que quemé
por cuestiones de nostalgia (azar)

no hay poesía
y escucho llorar
y escucho el latido de las lágrimas
como hormigas incandescentes
que entran en la caverna de mi ano

no hay poesía
hay dolor
tragi-comedia

(vodevil barato; 
espejos de la alquimia; 
geometría de la desesperación)
muerte
(el acelerador de un Mustang del 80; 

un frasco repleto de xanax; 
una cartita cínica 
para los hijos que no vendrán)
hospitales atestados de metafísicos 

y argonautas
siquiátricos repletos de gatos esquizoides
y demiurgos paranoicos
hay una buena excusa para escribir un poema
pero esta noche quisiera culear con un ángel dipsómano
(culear es una palabra, 

ornamento inútil entre un corazón frágil 
y un revólver)
y que alguien haga el trabajo sucio
que alguien escriba un buen poema



Imagen de Albin Brunovsky



No hay comentarios: