lunes, 13 de julio de 2015

BULIMIA




hambre de futuro
de inmortalidad
de lluvia
hambre de sábanas sucias
cenizas
de semáforos en verde

hambre del piélago triste de esos mares que no he visto
hambre de ruido
de la vereda ardiente
del sol atrapado en las pestañas de la ciudad

hambre de la ciudad anclada en las ruinas de una pesadilla
hambre de espejos
y ganas de vomitarme
de regurgitar mis cabellos
mi sexo
mis recuerdos
y toda esa basura que alguien comerá con hambre
vociferando futuro
inmortalidad
pesadilla también



Imagen: 'Náufragos sin Mar” Yoel Díaz Gálvez.

1 comentario:

José Valle Valdés dijo...

Se me da muy bien logrado el poema, amigo. De mucho gusto.

Abrazo