domingo, 6 de septiembre de 2015

RECHAZO



no quiero un país

mi ciudad está en ruinas en mi hipocampo

mi familia tiene una mueca y en el portarretratos familiar
salimos desgarrando los miembros del otro
prefiero dejarlos solos
o dejarme solo
y huir o encontrar una longitud espacial
un delirio en la fiebre de mi espejo
una canción de esas que no dicen nada
pero en ese instante en el que las constelaciones aparecen
en cuartos infestados de soledad
cobija y arrulla al niño que cargo en mis costillas

no quiero piedad
ni anacoretas conmigo
ni una mujer
ni felaciones de almohadas
no voy a pagar las facturas
ni escuchar más que todo se calma luego de la tormenta

las vocaciones o los recitales de poesía
los triunfos y los que pagan por una ronda más para no regresar
al útero
el frenesí de un beso
la manía de amar las carnes vacías en la estampida de relojes
pueden enmohecerse
y dejar de perseguirme
que mi búsqueda está en los huesos
en el vortex infinito de la duda
en los escombros de la humanidad
en la inutilidad de los ríos


Imagen: Alegoría sayaguesa. Óleo sobre lienzo. M. Iglesias.




1 comentario:

José Valle Valdés dijo...

Me resulta un poema bien logrado, amigo. De mucho gusto.

Abrazo